Beatriz Mojica

Presentación

Conóceme

Soy Beatriz Mojica Morga, orgullosa guerrerense afromexicana, luchadora social, madre y ciudadana que busca hacer un cambio en Acapulco desde la izquierda.

Soy licenciada en Comunicación Social por la Universidad Autónoma Metropolitana, maestra en Políticas Públicas por el ITAM y maestra en Gestión de Políticas Económicas para el Desarrollo por parte de la Universidad de Auvergne, en Francia.

Gracias a mi historia, mi identidad y mis orígenes, creo que la participación de las mujeres es fundamental para el desarrollo del país, por lo que siempre me ha parecido importante impulsar mecanismos que garanticen de manera justa la participación de las mujeres en la vida pública y política del país.

Al respecto, como diputada federal en la LIX Lesgilatura presenté la iniciativa para que las suplencias de candidatas fueran del mismo género, con el fin de evitar la simulación y discriminación en la que incurrían algunos partidos. Asimismo, impulsé políticas para evitar, prevenir y erradicar la violencia de género y feminicidios.

Considero que el respeto a los derechos humanos es fundamental en la lucha social y siempre he defendido la libertad de expresión. Como diputada logré la despenalización de los delitos de prensa, así como favorecer la atención y respuesta a las agresiones que enfrentan muchos periodistas en el país en el ejercicio de su profesión.

Al ser funcionaria pública dirigí mis esfuerzos en la inclusión de las mujeres y la atención a los grupos vulnerables en el estado de Guerrero; siendo secretaria de Desarrollo Social en Acapulco, me enfoqué en abatir la pobreza y la desigualdad.

Como luchadora social y afromexicana tengo un compromiso permanente con los pueblos originarios, las comunidades indígenas y especialmente los pueblos afromexicanos, lo que me motivó a impulsar, junto con mi hermana Teresa Mojica, el establecimiento del Museo Comunitario Afromexicano en Azoyú, Guerrero. Dicho museo es referente nacional de este movimiento y tiene como objetivo visibilizar las aportaciones de los pueblos afromexicanos en nuestro país, además de crear conciencia entre la población para erradicar la discriminación y el racismo que viven los grupos afromexicanos e indígenas.

Desde la arena pública y gubernamental siempre me he pronunciado a favor de lo justo y lo correcto y no dejaré de hacerlo. Por ello, también he dedicado parte de mi vida al activismo en la lucha democrática, desde hace 30 años, en la defensa de los que menos tienen, y de los derechos de las mujeres y de los grupos vulnerables. Además, mantengo una lucha permanente contra la corrupción y la impunidad.

Como activista, soy presidenta de Mi corazón es Guerrero, organización civil dedicada a promover diálogos para la paz y desarrollo en el estado.

Me gustaría que al igual que yo, te unieras a la transformación de Acapulco.